Traductor

Apuntes de psicología deportiva

Podemos definir la motivación puede definirse como «el señalamiento o énfasis que se descubre en una persona hacia un determinado medio de satisfacer una necesidad, creando o aumentando con ello el impulso necesario para que ponga en obra ese medio o esa acción, o bien para que deje de hacerlo». Otros autores definen la motivación como «la raíz dinámica del comportamiento»; es decir, «los factores o determinantes internos que incitan a una acción». La motivación es un estado interno que activa, dirige y mantiene la conducta. (Fuente: Wikipedia)

MOTIVACIÓN DEPORTIVA

La motivación deportiva es aquel factor que te impulsa a continuar esforzándote, a ser constante, a no desfallecer, aunque el camino esté plagado de obstáculos. Esa es la gran diferencia entre una persona que logra todo lo que se propone y otra que se queda en el intento.

NO TIRES LA TOALLA. CONSEJOS PARA ESTAR MOTIVADOS 

Confía en ti mismo: todo es posible si luchas al 100% y jamás te rindas. Ten en cuenta que la confianza en uno mismo es imprescindible para dar lo mejor de uno mismo. Si no confías en ti mismo, ¿Quién lo va a hacer? Como diría Muhammad Ali: “Piensa que eres el mejor y si no lo eres, fíngelo”.

Se constante: no busques escusas para quedarte en el camino, sobre todo si ya has recorrido en buen tramo. Piensa todo lo que te ha costado llegar hasta este punto y sigue esforzándote día a día. El trabajo duro siempre gana al talento.

Cambia la rutina de ejercicios: realizar siempre los mismos ejercicios durante un tiempo prolongado no te permitirá mejorar tu condición física, lo único que conseguirás es agotarte mentalmente. Así que, cada mes o mes y medio varia un poco los ejercicios de tu rutina de entrenamiento.

Visualiza la meta: la gran mayoría de personas que no consiguen motivarse, suele ser a causa de que no tienen una meta predefinida, de este modo andan dando tumbos sin un objetivo marcado. Necesitas querer algo para llevarlo a cabo, visualiza tu objetivo y lucha hasta conseguirlo, es el modo perfecto para mantenerse motivado y activo.​

Descansa cuando toca: a veces es necesario desconectar un tiempo o unos días para volver con más fuerza, pero de todos modos no olvides tu meta a largo plazo. Saltarte un día el entrenamiento no hará que no consigas tu objetivo. Es preferible faltar un día o dos al mes, que ir a tope durante tres meses seguidos y acabar dejándolo.

En conclusión, la motivación deportiva es fundamental para lograr cualquier objetivo. Así que, encuentra tú meta, visualízala, cree en ti, se constante y date un capricho de vez en cuando. Si cumples todos estos requisitos, seguramente acabes siendo una persona exitosa tanto en el deporte como en la vida en general.

Así pues:¿entrenamos?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad