Traductor

14/4/19

UN TRIATLÓN QUE NO OLVIDARÉ. DOBLE OLÍMPICO TERRES DE L'EBRE

Sant Carles de la Ràpita, 31/03/2019

Debo confesar que tuve mis dudas en inscribirme en la edición de este año. El motivo no era otro que el adelanto de la fecha en casi un mes con respecto a la edición del 2018, lo que significaba que con toda probabilidad el agua del mar iba a estar mucho más fría. A pesar de ser consciente de ello y con la mirada puesta en mi locura del mes de mayo en Motril: me inscribí a la edición 2019 del Triatlón Doble Olímpico de les Terres de l'Ebre.

Soy de las que piensa que a los triatletas la ley de Murphy está presente en todo lo que hacemos. Y a ello me remito tras un mes de marzo seco, con temperaturas más altas de lo normal por la época de año, llega el fin de semana de la prueba y la climatología da un giro casi de 360º. Así pues, el adelanto de la fecha confirmo mis temores y el agua del mar, según la toma de temperatura de la federación, era en 15,6º C, para mí: fría. Imaginaros que alegría me entro por el cuerpo. Si ya de por sí soy friolera, la simple idea de nadar con el agua del mar a esa temperatura provocó en mí todos los pensamientos negativos inimaginables, desde preguntarme una y otra vez que hacia allí, hasta dudar en tomar la salida. Así que, agite con fuerza mi mente para eliminar el negativismo que me estaba invadiendo, y así como si no fuera la cosa conmigo, me vi entrando de puntillas en la hermosa, pero fría, bahía de Sant Carles de la Ràpita dando las primeras brazadas de espalda como queriendo evitar que el agua contactara con mi cara y mi cuerpo.  Ingenua yo. No tarde ni un minuto en comprobar que el agua estaba fría, pero debo confesar que los primeros 1500 m. los pude superar digamos que bien, pero ahí empezó mi calvario particular cuando tuve que afrontar la segunda vuelta. Mis manos estaban como paralizadas y empece a notar que, ni mis músculos ni mi mente respondían a mi voluntad y tenía frío por todo el cuerpo. Busque, para tenerlos localizados en un arrebato supervivencia,  a los equipos de salvamento por si los tuviera que necesitar, mientras mantenía una lucha interna con mi mente (que me distrajo más de lo que imagine) para no sucumbir a lo fácil: abandonar,  y mi única opción fue nadar, nadar y nadar para salir del agua y acabar con esta pesadilla de la natación lo antes posible.


Mientras atisbaba la arena de la playa cada vez más cerca, me fui incorporando lentamente, pero las piernas estaban agarrotadas, así que pasito a pasito salí del agua como buenamente pude. Ni las  referencias del público indicándome que salía en quinta posición de las mujeres me dieron alas para ir más rápido, pero simplemente no podía y casi como un caracol (arrastrándome) llegué hasta el área de transición, pero allí las cosas no mejoraron porque un temblequeo generalizado empezó a invadirme, no podía sacarme el neopreno, mis manos estaban agarrotados y no era capaz de sostener nada entre ellas. Debía lo antes posible de recuperar temperatura corporal para poder proseguir. Esta fue de largo la transición más lenta de mi vida, pero al final lo conseguí. Salí con la bicicleta y rogué que cuanto antes pudiera entrar en calor lo antes posible, pero eso no ocurrió, aunque si debo decir que los temblores se fueron y pedalee con el único objetivo ya de terminar de una o otra manera este triatlón. Tampoco en este segmento nos acompañó la meteorología, viento racheado y algunas gotas de lluvia estuvieron presentes. 

19/3/19

FELIZ!!! COMO EN LOS VIEJOS TIEMPOS. XX MARXA DELS CASTELLS DE LA SEGARRA


Guissona, 3 de marzo del 2019

Recuerdo con especial agrado esta marcha de resistencia por ser la primera de la temporada, por su excelente organización y por su trazado entre paisajes que van despertando tímidamente de su letargo invernal.

Mi primera participación en esta marcha de resistencia se remonta a la edición del 2008 y fue para mi el grato descubrimiento de la existencia de este tipo de pruebas de resistencia que se llevan a cabo en Catalunya y que son un excelente entrenamiento para las pruebas de ultrafondo.  

Tocaba madrugar. La salida en Guissona era a las 7:00 h en punto con el tradicional petardazo que sin lugar a dudas pone en aviso a toda la población. Temperatura no excesivamente baja por la época del año y la comarca de interior en la que estamos. Me costo arrancar, pero poco a poco fui cogiendo el ritmo mientras los primeros rayos del sol coloreaban los caminos y senderos, por cierto, muy bien señalizados por la organización. Ya con el piloto automático puesto como  digo yo, llegue hasta Florejacs, primer avituallamiento donde reposte agua y aquí empezó para mi el entreno personal  que buscaba con esta XX Edición de la Marxa dels Castells de la Segarra, un entrenamiento cuyo objetivo era seguir acumulando kilómetros en mis piernas y como banco de pruebas para comprobar si las lesiones que he arrastrado estos últimos años empezaban a darme una mínima tregua, pensando todo ello en el Ultratri Spain de Motril del mes de mayo.  Y debo decir con satisfacción que si. Por fin pude correr sin los dolores en las plantas de los pies, cadera, glúteo, etc....y todo ello gracias a Fernando mi osteopata, sus plantillas y sus tratamientos. Así que cada día estoy más motivada e ilusionada con todos los objetivos de esta temporada. 


En resumen: la edición dels Castells de la Segarra 2019 me dejo un buen sabor de boca, disfrute, sufrí donde tocaba sufrir y aunque sea irrelevante al tratarse de una prueba no competitiva,  llegue la primera mujer (si importante para mi a nivel motivación). En definitiva, muy satisfecha de mis entrenamientos y las cargas de trabajo que estoy realizando. 

Toca seguir trabajando y entrenando......próximo destino: doble olímpico Terres de l'Ebre 

8/3/19

MATINAL INOLVIDABLE EN EL CAR DE SANT CUGAT CON LA FEDERACIÓN CATALANA DE TRIATLÓN

Este pasado miércoles 8 de marzo pude vivir una de esas jornadas que, a los que llevamos el triatlón y el deporte en las venas, no te dejan indiferente. Puede asistir en representación del Centre Esportiu Vilarenc Aqua y su sección de triatlón a una jornada de trabajo para entrenadores de la mano de la Federación Catalana de Triatlón y su director técnico Joan Mayol con el que compartimos junto a otros compañeros entrenadores una matinal inolvidable..

Comprobar con mis propios ojos que las nuevas generaciones podrán vivir de este deporte y que para ello se utilizan todas las herramientas y tecnología para forjar campeones, me emocionó, me llenó de ilusión y felicidad, y me hizo seguir soñando en un futuro mejor para el triatlón, y sin lugar a dudas para el deporte en general tras ver a tantos deportistas trabajando duro en este reconocido centro de alto rendimiento.

Gran trabajo de la Federación Catalana de Triatlón y de su director técnico Joan Mayol. Gracias por dejarnos vivir estos momentos y seguir aprendiendo cada día.


26/2/19

EL ENTRENAMIENTO CRUZADO EN EL TRIATLÓN

Si tuviéramos que buscar un deporte de resistencia complejo de entrenar este sin lugar a dudas es el triatlón. Las tres disciplinas que lo componen este deporte lejos de molestarse se complementan equilibradamente bien si se saben entrenar adecuadamente pensando en este deporte y no por separado.

Entrenar triatlón no es sinónimo de entrenar los tres deportes por separado. Craso error pensar en preparar un triatlón separando las tres disciplinas y lo que es peor: entrenarlas sin tener en cuenta la interacción entre ellas. No debemos compararnos con atletas de las tres disciplinas, ponernos a sumar horas y kilómetros o estresarse si un corredor de maratones, un ciclista o un nadador nos dice que carga de trabajo semanal realizan. 

Si tuviéramos que buscar un deporte de resistencia complejo de entrenar este sin lugar a dudas es el triatlón. Las tres disciplinas que lo componen este deporte lejos de molestarse se complementan equilibradamente bien si se saben entrenar adecuadamente pensando en este deporte y no por separado.

Por todo ello el entrenamiento cruzado es nuestro gran aliado y entrenarlo adecuadamente es garantía de éxito en cualquier deporte y muy especialmente en el triatlón.

¿Qué es el Entrenamiento Cruzado?

12/2/19

EL DEPORTE AERÓBICO; EL MEJOR ANTIDEPRESIVO

Sólo necesitas una sencilla referencia para saber si la actividad deportiva que realizas es aeróbica o no: simplemente intenta hablar. Si puedes mantener una conversación entrenando (excepto nadar, claro) es que sigues haciendo ejercicio en zona aeróbica. Si por el contrario, tu forma de hablar es entrecortada, estás entrando en zona anaeróbica de mayor intensidad que te llevará a un agotamiento más rápido.

Ya era conocido que los beneficios del ejercicio aeróbico son múltiples, pero además un reciente estudio médico ha demostrado el efecto anti-depresivo de este tipo de ejercicio. La investigación se realizó con 202 participantes que se dividieron al azar en 4 grupos: ejercicio aeróbico en un grupo supervisado, ejercicio en casa, tratamiento con antidepresivos y tratamiento con un placebo durante 16 semanas. 

La actividad que se proponía era un calentamiento tres veces a la semana, que consistía en correr durante 30 minutos sobre una cinta del 70-85% de las pulsaciones máxima y enfriamiento.

El porcentaje de remisiones en total fue del 41%, que se dividía en un 45% en el de ejercicio en grupo, un 40% en el grupo de ejercicio en casa, 47% en el grupo con medicamentos y 31% en el grupo con placebos. 

Aún no se conoce bien por qué el ejercicio ayuda a superar la depresión, pero parece que el efecto se debe a la suma de una serie de factores psicológicos al aumentar la autoconfianza y biológicos al favorecer la producción de sustancias implicadas en la síntesis de serotonina.

(Fuente: Hominem)

Publicidad