29/4/20

QUIEN TIENE UN RODILLO TIENE UN TESORO


En estos días de confinamiento los ciclistas y triatletas tienen en el rodillo para bicicleta un auténtico tesoro. A raíz de la situación actual, los rodillos y otros artilugios para hacer deporte se han convertido, para muchas personas que habitualmente practican deporte, en sus mejores aliados para mantenerse en forma en casa.

Ante este forzoso encierro, en el que aún a fecha de hoy estamos sumidos, el rodillo es uno de esos aparatos que, para los amantes y practicantes del deporte de las dos ruedas, se guarda en un rincón de la habitación, trastero o garaje y solo lo desempolvamos en esos días grises y fríos en los que la meteorología adversa nos invita quedarnos en casa. 

Así pues, en estos días, el rodillo ha pasado a ser nuestro mejor aliado para sudar la gota gorda y ejercitarnos, un auténtico tesoro que nos permite pedalear cada día y, a la vez, no perder la esperanza de volver muy pronto con nuestra bicicleta a rodar por nuestras carreteras o pistas de montaña solos o en grupeta.

Por un motivo o por otro, lo cierto es que para mantenerse en forma e incluso mejorar el rendimiento este artilugio es una buena opción.

¿QUÉ ES UN RODILLO PARA BICICLETA?

El rodillo para bicicleta es un dispositivo dónde encajas tu bicicleta (de carretera o de montaña) para pedalear en un lugar fijo y normalmente bajo techo

Se acostumbra a usar para calentar antes de las competiciones o cuando las condiciones climáticas nos impiden salir a pedalear al exterior​.

TIPOS DE RODILLO PARA BICICLETA (fuente: solobici.es)

Existen diversos tipos de rodillos en función del tipo de agarre que presenten. Te presento aquí los cuatro tipos distintos de rodillo que se pueden encontrar en el mercado:

1. De resistencia magnética
Generalmente son los más económicos, los más extendidos y donde encontraremos más variedad. Ofrecen resistencia al pedaleo mediante imanes ubicados cerca de la rueda de inercia metálica, que hacemos girar cuando pedaleamos y que se encuentra en la unidad de resistencia del rodillo.

2. Rodillos de fluido
Son los que ofrecen la resistencia gracias a un circuito de líquido o fluido, generalmente aceite, que tiende a frenar la rueda de inercia que movilizamos al pedalear. Suelen ser los más silenciosos de todos y los que ofrecen una sensación más real de pedaleo cuando incrementamos la intensidad o cambiamos de desarrollo.

3. De transmisión directa
Son rodillos en los que conectamos la cadena de nuestra bici a una rueda simulada que forma parte del rodillo.

4. De equilibrio o de rulos
Son los más tradicionales y son los preferidos de los equipos profesionales para realizar un optimo calentamiento. En ellos la bicicleta rueda libremente sobre tres rulos o cilindros que te obliga a mantener y desarrollar el equilibrio al pedalear. Son ideales para trabajar la cadencia y la técnica de pedaleo y no aconsejables si lo que quieres es entrenar por intervalos o eres novel en este deporte.

BENEFICIOS DE ENTRENAR EN UN RODILLO

Aquí te dejo resumidamente los beneficios de entrenar con el rodillo:

- Entrenamiento efectivo en un ambiente controlado: Al no existir el relieve del terreno, el entrenamiento específico de intervalos es altamente eficaz. En un rodillo no hay inercia, por lo que esa afirmación de que 60 minutos de rodillo valen mucho más que 60 minutos fuera, adquiere toda su fuerza.

- Postura y pedalada: Sin el peligro del tráfico, del terreno y de rodar en grupeta con otros ciclistas, el rodillo nos permite trabajar la eficiencia de pedalada y mantener la postura correcta. Una buena opción es la de incluir un espejo para observar nuestra postura y pedalada y así te aseguras de estar haciéndolo bien.

- Entrenamiento interválico o por series: Este método de trabajo nos permite acumular un tiempo determinado a unas intensidades muy altas que de manera continua no seríamos capaces de sostener o serían, en todo caso, muy complicadas de realizar.  El rodillo te ofrece la posibilidad de realizar intervalos inmediatos y controlables, pudiendo imitar esfuerzos sostenidos para entrenar la fisiología y sin la limitación del terreno.

- Eficiencia del entrenamiento: El entrenamiento en rodillo es increíblemente eficiente, ya que, si queremos incidir en una zona metabólica concreta para mejorarla, podemos pronosticar el tiempo exacto que vamos a estar y regular la intensidad de forma muy precisa, aspecto este último que si lo queremos hacer en el exterior nos puede costar más. Además, el rodillo es ideal para entrenar entre semana si se dispone de poco tiempo para salir a rodar al exterior, ahorrando tiempo y siendo igual de eficientes o incluso más que el que entrena el mismo tiempo, pero a fuera. 

- Seguridad: Otro aspecto del rodillo es la seguridad, la no existencia de tráfico nos permite poder concentrarnos al máximo en el entrenamiento sin pensar que alguien nos puede llevar por delante. Por mala suerte ya conocemos la triste realidad de los incidentes de trafico en los que los ciclistas se han visto involucrados y en lo que siempre llevan las de perder. 

LO NEGATIVO DE ENTRENAR CON UN RODILLO.

No todo son ventajas, ya que no hemos de olvidarnos que estamos anclados al suelo. Por eso hay una serie de aspectos que no son tan favorables a tener en cuenta:

- Habilidades de manejo: Todas las interacciones básicas, pero importantes, con la bicicleta no se replican cuando estás en un rodillo. No se puede desarrollar un sentido de equilibrio, frenado, viraje, descenso, etc., por lo que debemos de practicarlas con el objetivo de adquirir destreza con la bicicleta fuera del rodillo

- Gestión del terreno: El uso de los cambios, la variación en la pedalada para gestionar eficazmente en terreno ondulado, los descensos y subidas, nada de esto puede ser verdaderamente desarrollado en un rodillo. A pesar de la realidad virtual que proporcionan los sofisticados software que hay en el mercado, la intuición y el desarrollo del sentimiento sólo se logra fuera.

- Montar fuera del sillin: Es una importante habilidad a desarrollar, para manejar con eficacia el terreno, carga postural corta, pero también el efecto contra-dirección que se utiliza en las curvas, montar con viento y otras interacciones…, todo esto es imposible de desarrollar cuando se monta en un rodillo.

Esas tres habilidades  requieren ser realizadas en el exterior, rodando por carreteras, pistas o caminos, para progresar y desarrollarse como ciclista. 

CUATRO TIPS A TENER EN CUENTA 

Entrenar con rodillo requiere de también de sentido común para que el entrenamiento sea eficaz y seguro para nuestra salud. Aquí van:  

1. Lugar ventilado: Usa el rodillo en un lugar aireado.  La no existencia de viento o corrientes de aire facilita que el cuerpo eleve su temperatura más de lo deseable.

2. Frecuencia cardíaca: La frecuencia cardíaca es menos fiable cuando entrenamos en indoor, suele derivar al alza. Para controlar mejor el esfuerzo son más fiables el promedio de velocidad y, por supuesto, los vatios.

3. La hidratación: Entrenar en un lugar cerrado aumenta el riesgo de deshidratación ya que se suda mucho más al no existir ni viento ni corrientes.  Por ese motivo, hay que prestar especial atención a la hidratación y beber con frecuencia. 

4. Poca ropa: Ponerse poca ropa sobre el rodillo favorecerá todavía más la pérdida necesaria de calor corporal.  Basta con un culote y una camiseta interior de tirantes, aunque pases frío en los primeros minutos.












No hay comentarios:

Publicar un comentario