Traductor

19/5/19

IRONMAN 70.3 MARBELLA. LA MAGIA DE COMPETIR (PARTE 2º)

Jueves 25/04

Día de locura. Me desplazo a  Barcelona para realizar algunas gestiones y a por mis nuevas plantillas que ya están listas en Ergodinámica del Passeig de la Bonanova, 88. Me recibieron  y trataron como a una princesa y cual es mi sorpresa que, tras recogerlas, salgo de la clínica con resonancia y radiografía hecha, y por si fuera poco,  con un diagnostico completísimo de las causas de mi dolor en la pierna, rodilla y glúteo izquierdo. ¡¡Sin palabras.... aún estoy en una nube!!  

Debo confesar que durante el trayecto de regreso a casa me sentí algo desanimada. No podía parar de pensar que el paso de los años no transcurre en vano, es implacable y empieza hacer mella en mi cuerpo y las lesiones que arrastro tras tantos años compitiendo. Pero es lo que hay pensé. La vida, es como una larga carrera de ultra distancia donde debes superar los malos momentos para lograr tu objetivo, poniendo a prueba tu capacidad física y mental. También no dejo de pensar en mis atletas cuando estos sufren alguna lesión y se vienen abajo anímicamente, con toda la razón del mundo, tras meses de entrenamiento lo más humano del mundo es pensar en negativo y querer aparcar el deporte para siempre. Pero nada más lejos de la realidad, y para ello me pongo como ejemplo. Creo que predicar con el ejemplo es la mejor manera de transmitir positivismo y les insisto en que deben de recuperarse bien antes de volver a la carga para poder seguir practicando deporte durante muchos, muchos años.


Tras mi mental disertación filosófica, toca cambiar el chip.  El desánimo no tiene cabida en mi vida y la pasión y el amor por lo que hago puede con todo. Pienso en la actitud positiva de los profesionales que me atendieron hoy, y en poco tiempo a estar repleta de energía y motivación para afrontar los retos deportivos de esta temporada. Los doctores y personal de Ergodinámica me pronosticarón que con paciencia todo se iría solucionando. Quiero hacer una especial mención a Fernando Campón Sáenz  de de Calafell (Ergodinámica) (al cual dedicaré un post especial) mi más eterno agradecimiento por todo lo que esta haciendo por mi durante estos meses. Un profesional como la copa de un pino y aún mejor persona. ¡Gracias de corazón Fernando!

Finalizada mi jornada laboral, tan solo queda que cargar el equipaje en el coche (bicicleta, neopreno, bolsas, etc...) para ponernos en ruta con destino a Marbella. Por delante 1.100 km de autopistas y autovías.  Nos turnamos en la conducción. Paramos a cenar cerca de Valencia y tomo yo el volante  proseguir el viaje. No fue hasta las 3:00 h de la madrugada que por fin localizamos un hotel de carretera ya en la provincia de Murcia. ¡Marbella  cada vez  más cerca...! 

Viernes, 26/04 

Dormimos de un tirón hasta las 8.30h. Desayunamos y de nuevo ya en carretera. Tras conducir el día anterior de noche ahora de día todo se ve diferente, hay más trafico, y también podemos contemplar como va cambiando el relieve y el paisaje a medida que avanzamos, aunque quizás las ganas de llegar es la causa de que tengamos la sensación que esta segunda parte del viaje se hace más larga.

Tras cuatro horas de ruta, empezamos avistar carteles con el nombre de nuestro destino, así que preevemos que ya nos queda poco tiempo para llegar. Son las 13.30 h y aunque cansados, estamos muy emocionados: llegamos a Marbella.   Tras localizar la ubicación del alojamiento, unos  apartamentos turísticos excelentemente ubicados, hacer el check in,  y comprobamos las maravillosas vistas de una parte del paseo marítimo y la playa que desde el balcón se contempla, salimos raudos hacia el área central del evento deportivo, no hay tiempo que perder, toca realizar el trámite de acreditación como atleta y recogida del dorsal, para mi uno de los momento más emocionantes de la precompetición, aún después de tantos años este simple tramite me envuelve en una atmósfera especial que me provocan un sin fin de sensaciones difíciles de explicar.  

Realizada la acreditación, con mi pulsera de atleta, bolsas para el material, gorro de natación y dorsales (bicicleta y carrera a pie), nos damos una vuelta por todo la área donde se ubican las carpas, el box, tribunas y la línea (arco) de meta. Un espectáculo que le da un toque muy especial Puerto Banus, puerto deportivo de lujo donde se ubica el centro neuralgico de la prueba y que da mucho que pensar,  la mezcla de coches, locales y espacios de lujo con atletas de venidos de todas partes del mundo que transitan de un lado a otro con sus bicicletas (algunas de lujo), sus mochilas y que han terminado de realizar el ritual de dejarlo todo en el área box (transición),  publico que viene y va, en definitiva un ambiente que convierte el lugar en un escenario nunca mejor dicho de lujo para practicar triatlon.   Estoy en mi salsa, en  mi ambiente..... estoy en el ¡¡IM 70.3 de Marbella 2019!!

Con el dorsal en mi poder y mi pulsera de atleta regresamos al apartamento. Hay que confeccionar las bolsas para las transiciones y dar un último vistazo a la bicicleta, neumáticos, cambio, sillin, etcétera.

Hora de descansar un poco antes de volver a Puerto Banus para dejar la bicicleta y las bolsas en el lugar que me han asignado en el área box. Después sólo nos quedara esperar a que de inicio el pasta party de bienvenida que la organización ofrece a los participantes y que se convierte en nuestra comida/cena. 


Ya de vuelta al apartamento, la cuenta atrás ya está activada, toca esperar y descansar en la medida que el nerviosismo precompetición me deje. Pienso y repienso que a pesar de los años que llevo compitiendo por este mundo, no consigo tranquilizarme el día antes ni la noche previa a la competición ¿Será la edad? nooooo.....es la emoción por sentirme viva y repleta de ilusión como una niña con zapatos nuevos y como si fuese  mi primer triatlón.

Continúa.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicidad